SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

viernes, 1 de marzo de 2013



ENFOQUE DIALÉCTICO
.
Petróleo y Estado: Binomio indisoluble.

Por: Willmer Chang (*)
                                                    viperchang@hotmail.com
                                       http://vanguardiasocialista92.blogspot.com/

Uno de los más importantes aspectos geoestratégicos de la República Bolivariana de Venezuela en el contexto internacional, es su política soberana en materia petrolera. En un mundo altamente impactado por la utilización de los hidrocarburos como principal fuente de energía, las reservas probadas venezolanas constituyen un vital elemento para el sustento del sistema civilizatorio actual. Estas reservas no  solo han sido un factor de interés para el Estado bolivariano, si no que representan el aval para la aplicación efectiva del Socialismo Bolivariano del siglo XXI .Este recurso ha sido una palanca para la construcción de la sociedad de justicia e igualdad social contemplada en la carta magna, y que de manera reiterativa representa para el pueblo en general, la forma de recibir en inversión social ese ingreso petrolero que años atrás solo se apropiaba la burguesía política que ostentaba el poder. Con una inversión de más de 500 mil millones de dólares, el gobierno del presidente Chávez ha logrado proezas para aumentar la calidad de vida de los venezolanos. Bien sea por la aplicación de medidas sociales especiales, misiones, planes o programas institucionales, los recursos efectivamente son percibidos por los diferentes sectores que lo necesitan. Las Misiones educativas, la Gran Misión Vivienda Venezuela, La Misión Saber y Trabajo, las portátiles Canaimas, Mi Casa Bien Equipada, las pensiones a los jubilados,  son solo algunas de las iniciativas donde PDVSA puede expresar su participación. La concepción de una empresa petrolera revolucionaria, supuso la necesidad de plegarse a los lineamientos estratégicos del Estado venezolano, y se ha puesto al servicio de la profundización y ampliación de los niveles de buen vivir, asegurando los recursos generados por la venta del petróleo venezolano en el mercado internacional. Con la crisis generada en el golpe petrolero del 2002, se pudo tomar el control de una actividad reservada para una tecnocracia apátrida, que respondía a los intereses de las grandes corporaciones transnacionales del petróleo. La desinversión, la entrega, la caída de los precios del crudo, y la privatización son las características de la empresa petrolera en ese período de la “meritocracia”, dominada por las élites burguesas que representaban los altos mandos de esa antigua PDVSA. Ese paso enorme del control de la principal industria venezolana, permitió un giro en el manejo de los recursos petroleros, que hasta ese momento eran casi desconocidos en magnitud, por la corrupción y complicidad de la clase dirigente de ese entonces. De tal manera que podemos afirmar que los principales avances en materia de inversión social, son derivados del control de la empresa petrolera por parte del Estado. Por tal motivo, se hace imperante la necesidad de seguir manteniendo la producción de recursos provenientes del petróleo, al servicio de las mayorías. Como elemento fundamental, podemos mencionar el proceso de diversificación de la industria petrolera, donde no solo comprende el negocio de hidrocarburos, sino que genera filiales o divisiones en materia de producción agrícola, distribución de alimentos, generación de tecnología, distribución y comercialización de productos de interés para la población, así como el apoyo a los diferentes entes del Estado para generar condiciones viables en la aplicación de los programas sociales. No es menos importante el hecho de que sectores de la derecha venezolana e internacional, han generado matrices de opinión para desacreditar a PDVSA, la política petrolera, y los planes y programas financiados producto de los recursos obtenidos. Como parte de estos mezquinos ataques, es posible concatenar las avanzadas neocolonialistas en Libia, Siria,  y Malí, y la creciente presión sobre la República Islámica de Irán. La visión geopolítica de dominación de los poderes transnacionales, en conjunción con las quintas columnas y la derecha venezolana, deben ser considerados como una situación que lesiona el principio de Seguridad y Defensa integral de la nación, pues al ser el principal agente que genera ingresos, no deja de ser objeto y blanco de los intereses globales. El recurso petrolero es la justificación de acciones de invasión, injerencia, cerco, bloqueo y hostigamiento por parte de la hegemonía Euro –atlántica, y de sus lugartenientes en los países productores. Toda acción soberana en el mundo, que reivindique la justicia social, la solidaridad, la complementariedad y la unión entre iguales, es un peligro para el Orden Mundial del Capital y los poderes fácticos. El socialismo venezolano depende de la aplicación de la soberanía petrolera plena ejercida por el Estado, y de su seguimiento y minucioso control. El petróleo en el mundo globalizado, es un elemento disuasivo. Genera condiciones privilegiadas para gestionar la política internacional, y los planes de integración regional. Es el punto de equilibrio contra las aspiraciones imperiales, pero también es combustible para exacerbar esos mismos intereses. De tal manera que la soberanía debe ser ejercida en función de los planes estratégicos (PLAN NACIONAL SIMÓN BOLVAR, PROPUESTA DE LA PATRIA). La concepción de Petrocaribe y Petrosur, deben seguir impulsándose desde el Estado bolivariano, para  asegurar el proyecto de unión continental, y la nueva sociedad suramericana y caribeña posible en el marco del respeto y la solidaridad. Ni un ápice podemos deslindarnos de los lineamientos considerados como estratégicos en este nuevo escenario de las guerras del petróleo. Por naturaleza, somos objetivo militar. Ojo a visor. El principal factor de plusvalía en nuestro país es el recurso petrolero. De allí su importancia estratégica. El Poder Popular debe apropiarse del conocimiento sobre tal materia, y de igual manera debe articularse para la defensa del recurso que hace posible su existencia.




¡Independencia y patria socialista!

¡Viviremos y venceremos!


(*) Docente revolucionario investigador social y Bolivariano..

2 comentarios:

  1. hey, creo que tus declaraciones estan fuera de lugar por el momento que estamos de campaña compa... estas errado en el planteamiento, asi de sencillo... no sere politologo, soy estudiante del 7mo semestre de Ingeniería Industrial de la UDO... pero eso de llamar binomio esta fuera de lugar en su puesto le llamariamos unidad ya que al menos(para mi y muchos lo es)y debes aceptar la critica sin excusarte diciéndote Chavista hasta los huesos no se... me parecio muuy fuera de lugar.... se te respeta y bienvenida la critica pero repito mal Timing compa..a estudiar mas...hasta la victoria siempre...argenis liendo de pto la cruz

    ResponderEliminar
  2. Saludos mi estimado compañero argenis. El artículo no fue escrito con intención de impactar sobre el momento electoral. sin embargo, aprecio sus razonamientos y críticas. La intención es concientizar sobre la necesaria comprensiín en materia petrolera, pues de allí depende buena parte de los ingresos en esta fase de la Revolución Bolivariana, y de igual manera es la mejor forma de hacer una justa distribución de ese recurso. En cuanto al planteamiento de estudiar, coincido con ud. Tdos los días estamos en continúo estudio sobre los temas. Y con modestía, podemos afirmar que tenemos algunos criterios para compartir. De allí la naturaleza de la publicación. Esperamos seguir con sus comentarios, aún si son adversos. Gracias

    ResponderEliminar